¿Para qué me sirve la catequesis?

Un buen día, luego de la clase de religión, el padre pastoralista de turno nos dijo que estaban abiertas las inscripciones como catequistas para llevar el sacramento de la confirmación de ese año. Como nunca, con más ganas que cuando íbamos al cafetín, corrimos hacia la puerta de la oficina de pastoral, nos inscribimos y nos sentimos felices porque íbamos a conocer chicas nuevas. Durante todo el año hablé de todo en cuanto a religión, pero no profundizaba, sólo hice muchas amigas y recibí un sinnúmero de invitaciones para las fiestas de quince años.

Aquella experiencia me llevó a tener un amor por Jesús, que no veo nada más allá de Él. ¿Qué cosas extrañas tiene la vida, no? Más que pensar en aquella semilla que cayó en mí para que hoy pueda seguir al Maestro, explicando y analizando desde la doctrina, me detengo a reflexionar acerca de lo útil que fue para mi la catequesis.

a) La catequesis me sirvió para ganarme muchos amigos. No porque hablaba bien o utilizaba buenos recursos, mucho menos porque caía bien a la gentita de mi grupo; fue porque hablaba de Jesús, lo que inspiró confianza, sinceridad y mucha buena vibra en las personas que fui conociendo.

b) La catequesis me sirvió para descubrir que estaba lleno de cosas buenas en mi interior. Cada vez que hablaba a la gente de la confirma, me iba dando cuenta que salían cosas mejores y con más sentido. ¡Uy! No sabía de dónde provenía tanto conocimiento, y no quería renunciar a aquello alucinante que iba conociendo.

c) La catequesis me sirvió para comunicar mejor lo que pensaba. Era momento de orar, entonces pude hablar de corazón, desde mi voz salían emociones que podían hacer llorar o alegrar, entusiasmar o reflexionar. Si era momento del compromiso, de mis labios se pudo hablar de testimonio, valentía y coherencia. Si era tiempo de reír, pude contar algún chiste, aún cuando no soy bueno para ello.

d) La catequesis me sirvió para ayudar a la gente que necesitaba un consejo. A mis amigos y amigas, quienes acudían a mí para conversar sobre sus problemas, veía que los animaba con consejos sinceros y realmente buenos y oportunos. Todo lo que aprendía en la confirmación era un tesoro para ellos, quienes siempre se sintieron agradecidos por mi ayuda.

e) La catequesis me sirvió para ser creativo. Con el solo hecho de tener que hacer cosas nuevas cada domingo, nuevos recursos, materiales y demás; provocaba en mí la necesidad de pensar y repensar en aquello que tenía que hacer. De esta forma, hasta en la universidad hice mejor los trabajos.

f) La catequesis me sirvió para ver en ese joven y en esa joven, un reflejo de mi propia vida. Vi en sus ojos mi rostro, que me decía que les de una nueva oportunidad para vivir mejor. Por ello, si yo no quería sufrir ni pasar dificultades por mis propias tonterías, debía hacer que ellos no sufrieran ni pasaran dificultades por sus tonterías; porque sus vidas me habían sido confiadas.

g) La catequesis me sirvió para descubrir cosas nuevas. Creí siempre que todo lo sabía, pero cada fin de semana dentro del grupo de catequistas, me iba dando cuenta que por eso Dios es tan misericordioso, porque realmente no sabemos nada y tenemos mucho que aprender de su Hijo Jesús. Aprender con el tiempo y darse cuenta que tienes mucho que aprender y mucho que dar.

h) La catequesis me sirvió para saber ver al prójimo. Saber que todos tenemos una segunda oportunidad aún cuando fallemos. Y mientras seguimos aprendiendo a no fallar, aprendí a mostrarme como un verdadero hermano y así poder animar para conseguir un lugar en el paraíso.

i) La catequesis me sirvió para saber lo que significa realmente “amar”. Todo porque al leer la Palabra de Dios o escucharla en la misa, veía que mi vida no era como Dios la quería. Comprendí entonces que Dios me perdona y me ama, y que así debía yo también perdonar y amar.
Podría seguir con las letras del alfabeto, pero por hoy basta. Todo esto no hubiera sido posible sin la razón de ayer. Sin aquella razón que fue ir corriendo a la oficina de pastoral para inscribirme como catequista. Nunca imagine, que el amor por Cristo cambiaría mi modo de vivir, que me haría mucho más feliz.

Tú, que lees esto, no dejes la catequesis. Si eres perseverante en el seguimiento de Jesús, realmente verás cosas extraordinarias dentro de unos años. Quien sabe que tiene el Señor preparado para ti. Sólo ve con Él y no lo dejes.

About these ads

2 thoughts on “¿Para qué me sirve la catequesis?

  1. ESTABA EN LA COMPUTADORA BUSCANDO UN TEMA PARA LA TAREA DE MI HIJO, MIENTRAS LE PEDIA QUE ESTUDIARA LA ORACION QUE SU CATEQUISTA LE HABIA PEDIDO, ( del grupo de monaguillos ).
    EL ENOJADO ME DECIA QUE YA NO QUERIA IR QUE EL YA HAVIA TERMINADO SU CURSO DE DOTRINA PARA LA PRIMERA COMUNION,Y QUE YA SABIA TODO DE DIOS. (solo tiene 10 años).
    YO CERRE LA PAGINA QUE TENIA Y AL IR BORRANDO LETRA POR LETRA EL TITULO DEL TEMA QUE VUSCABA APARECIO ” PARA QUE ME SIRVE LA CATEQUESIS ” TEMA QUE LLAMO MI ATENCION, AL HABRIR Y LEER DE LO QUE TRATABA SENTI ALGO QUE NO PUEDO EXPLICARME, LLAME A MI HIJO Y LE PEDI QUE LEYERA EL TEXTO DESPUES DE LEERLO PREGUNTE QUE PIENSAS Y SOLO RESPONDIO. ” DIOS QUIERE QUE SIGA DE MOINAGUILLO”
    “GRACIAS DIOS POR EXISTIR”

    • Estimada Lizzethe, me alegra muchísimo que el texto haya podido contribuir en algo. Demos gracias a Dios. Muchas bendiciones para su familia. – Marco A. Arias G.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s